martes, 4 de octubre de 2011

FE

Acuné en mi corazón una semilla
que después de mucho tiempo germinó
y rasgando la dureza de su cáscara
un brote delicado y tierno asomó …
No fueron  alegrías y bonanzas
lo que su fresco tallo endureció
sino los soles y las heladas
que muchas veces castigaron su verdor.
Lo rodee con silencio y oración
lo alimenté con el más dulce amor
para que crezca fuerte y delicado
inclinado bajo la mano  de Dios.
No fue porque sí, de casualidad
que la semilla de la fe germinó,
fue el calor  de tu amistad
que su crecimiento impulsó,
esperanzas y tiempo compartido
que con su bendición Dios nos regaló 
¡Y es más fácil sortear tormentas
contando con un amigo como vos!

5 comentarios:

  1. Gralba, qué bonito dedicas el tema de la FE en un bello poema, hablando de la amistad, ese sentimiento tan importante y necesario que une a las personas, me encantó.

    Hoy unidas en la iniciativa bloguera de la FE.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga. Es un precioso poema que nos habla de la riqueza de la fe. Fe y amor, sin estas dos virtudes, nada somos. Me en cantan éstas frases.

    Lo rodee con silencio y oración,
    Lo alimenté con el más dulce amor
    Para que crezca fuerte y delicado
    Inclinado bajo la mano de Dios.

    Que siga creciendo la fe y el amor entre los hombres de buena voluntad.

    Gracia por compartirlo con todos nosotros.
    Te dejo mi gratitud y mi estima. Un abrazo y se feliz.

    ResponderEliminar
  3. Bonito poema para enseñarnos lo que entiendes por Fé.
    Hoy hemos desayunado todos con la Fe, porque parece que ha tenido una buena respuesta la iniciativa.
    Un beso

    ResponderEliminar