sábado, 26 de noviembre de 2011

Alondra


Hoy te quedaste dormida, cansada de tanto pensar,
de buscar aladas fantasías, respirando libertades ajenas,
y tu sueño  se hizo viaje, se hizo vuelo…
Andares ciegos por las oscuras regiones del pasado,
andares gozosos por aires frescos de abiertos horizontes…
Te volviste agua que frenética corría
arrastrando todo, te volviste ave
en vuelo curioso hacia destinos inciertos,
fuiste también roca, inamovible, firme,
y rayo de luz penetrando oscuridades…
Y al final, tu sueño se hizo niño,
que despojado de todo, caminaba seguro,
feliz, por un  sendero de polvo, sin hierbas,
sin árboles, sin nada que pudiera distraer la mirada…
Niño sin la mochila de los recuerdos,
sin la carga de las responsabilidades,
tan leve como el viento, avanzando… avanzando…
¿Hacia que destino? ¿Hacia que lugar?
Eras destello, luz, fuerza, esperanza,
eras lo que hacía tanto tiempo buscabas ser:
alma radiante que libre regresa  a casa.
Alondra, la de las alas al viento ¡que pena!
Despertaste y nunca volviste a sentir esa paz…

domingo, 20 de noviembre de 2011

Minutos...

Imgen tomada de la web

La brisa matinal me devolvió tu aroma
arremolinado en el hueco  del olvido
y como volcán furioso que se derrama
el pasado hecho cenizas renació.

Pareció mi alma un costal abierto
mostrando sin recato heridas  viejas
y dejando volar  miles de sueños
las amarras del presente diluyó.

En las alas del viento me colgué
atrapada por tu esencia almizclada
y alcanzando armonía serenísima
en invisible cuerpo ¡volé!