lunes, 20 de febrero de 2012

Secuencia


  
Sol que acrisolas la oscura
y poderosa fuerza de la razón
que te derramas aclarando
las cerradas tinieblas de la pasión…
Sol que sustentas magnánimo
el hálito de vida que brota del corazón …

¡Hoy no te hallo!

Un  cielo encapotado deja caer
entristecido  sus lágrimas penitentes
y suena como interminable  letanía
su beso húmedo, insistente,
que, ¡oh, paradoja!, Invita
con su suave  rumor elocuente
a resurgir como sea, brote o  flor,
alabando a la vida hoy, ¡en el presente!

4 comentarios:

  1. Un positivo mensaje, bien dicho.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Bello blog y, precioso poema. Felicidades y gracias por tu visita.

    Besos. María

    ResponderEliminar
  3. Tan sólo algo tan magestuoso como el sol puede acariciar la razón. Un abrazo desde isla de luz :)

    ResponderEliminar
  4. y es que hay ausencias que nos nublan por dentro
    Felicitaciones, un poema sentido y logrado

    precioso gesto me has regalado
    muchas gracias
    desde Chile un abrazo

    ResponderEliminar