martes, 28 de mayo de 2013

Condiciones



Calidez de fuego ardiente
o helado y azul témpano.
Encierras  vida en milésimas,
infinitos segmentos perdurando
una  eternidad.
Me ciega tu luz, me ahoga tu niebla,
me arrastras sin piedad,
sin preguntas ni dilaciones.
Acaso piensas como puedo
tan fuerte apretar   tanto daño .

Si tan sólo lograra dejar
que por su peso caiga,

alejándose…

9 comentarios:

  1. Te ahoga su niebla y te arrastra sin piedad... qué profundo describes tus emociones, es un placer leerte aunque sean melancólicos versos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. con toques de misterio, de nostalgia,
    de dolor
    genial poema
    saludos

    ResponderEliminar
  3. El enigma de los opuestos encontrados desborda tus versos y por su peso caen.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. «Me ciega tu luz, me ahoga tu tiniebla» excelente expresión, que lo envuelve en ese misterio de la vida.
    Gracias por gustarte mi Madrigal.
    El madrigal es la composición lírica breve, intensa, delicada y de tema amoroso, que utiliza una combinación libre de versos endecasílabos y heptasílabos rimados en consonante, por eso es cortito, con poco lo podemos decir todo. Gocé debajo del olivar, cogiendo esas aceitunas.
    Con ternura te dejo un beso.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  5. Un poema profundamente bello, Gralba. Ha sido un placer volver a visitarte y leerte, amiga.

    Besos de buenas noches. María

    ResponderEliminar
  6. Infinita belleza en tus versos tan intensos y profundos. Excelente, poeta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me atrapa los críptico de estos versos, donde los códigos encierran la naturaleza de la llama, que también en el hielo, que es frío -paradoja- quema...UN abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Si hubiese un adjetivo para tu poema, yo diría que tiene fuerza. Me fascinó, bello.

    Besos Gralba

    ResponderEliminar