Entradas populares

domingo, 10 de diciembre de 2017

LA PALABRA QUE BUSCAS

Vuelo de tinta
Del vientre entintado de un libro una palabra cayó, esquiva y atrevida en su pequeñez.
Ignorante de su valor, estiró su vuelo .No encontró otras cómo ella, otras que gozaran y transmitieran la armoniosa calma nacida de lo profundo y la confiada paz que como un aura rodea a quienes la  conservan grabada en su interior.
Se arriesgó a un viaje desconocido, con la incertidumbre propia del caminante que no sabe su destino, en un mundo que  a veces es cruel; sólo para dar a otros lo que únicamente ella poseía.
No supo más de su origen, aquel que le había dado su esencia, ni lo añoró,  porque tenía la certeza de que debía crear y vivir sus propias experiencias .Pero  sí tenía claro lo que pretendía.
La recibió un aire cálido, desapacible, con olor a tormenta que recién pasó. Había un vacío lleno de pena. Y brazos caídos con desánimo. Ilusiones rotas y miradas que no brillaban.
Tuvo la sensación de que la estaban esperando, necesitados de su presencia, de su energía.
Y se derramó confiadamente sabiendo que  se multiplicaría y engendraría nuevas y positivas reacciones.
Fue recibida casi con hambre, y anidó en las oscuras profundidades interiores brindando su poderosa luz. La intensidad que la alimentaba  la hizo eficaz y sus destellos se reflejaron en las miradas, los gestos y las acciones de quienes permitieron que brille, pura, intensa y eficaz.
Cuál es esa palabra, te preguntarás.
Es esa que no pasa sin dejar huella, sin abrir un surco, sin dejar una luz en la más absoluta oscuridad.
La poseen los humildes, los puros, los de corazón desprendido. Y la comparten, porque saben que lo que no es compartido se pierde en el tiempo.

ESPERANZA, buscada por tantos, perdida por otros, tesoro , perla, luz para  corazones sedientos, disfrutó haber cristalizado  su sueño.
 Y comenzó a soñar otro.



1 comentario:

  1. Has escrito algo precioso. Comparto contigo esa esperanza, ni en tu caso ni en el mío conviene que se pierda.

    Si alguna vez tu mundo se derrumba,
    si mirando el espejo de tu alma,
    solo ves arrugas de tristeza,
    cicatrices plasmadas por el tiempo,
    las venas marcadas por el esfuerzo,
    y nubarrones de dolor en tus ojos,
    mira firmemente hacia adelante,
    todavía te queda el corazón.

    ¿Oyes cómo late?,
    eso es que estás viva,
    sientes, aunque sufras,
    ríes, aunque solo pienses en llorar,
    brillas, aunque tu estrella se apague,
    luchas, aunque no tengas fuerzas,
    y lo más importante, tienes siempre unas manos
    cuando las necesites.

    Un gran abrazo Gralba.

    ResponderEliminar